lunes, 22 de julio de 2013

Aquí también hay playas (pero distintas)

Si bien el tiempo en Vancouver generalmente es impredecible, parece cierta la premisa de que en julio y en agosto siempre hace sol. Fue empezar julio y el sol vino para no irse más (por ahora). Y estos días la ciudad es impresionantemente bonita. La temperatura es muy agradable. Debemos de andar entre los 20º y 25º, aunque los canadienses se sofocan rápidamente y necesitan aire acondicionado.

Al fondo, la playa de English Bay, una de las más concurridas
Con este tiempo y como buen vigués (adoptivo), hay que aprovechar para disfrutar de la playa, aunque nada que ver con las paradisíacas playas gallegas. Vancouver cuenta con varias, algunas en el propio downtown.

Quizás la concurrida English Bay sea una de las más conocidas. Si seguimos caminando hacia Stanley Park tenemos la Second Beach y la Third Beach, más alejada y más tranquila. Si vamos en dirección contraria, está la Sunset Beach, al lado del puente de Burrard, una pequeña cala más cercana a Yaletown.

Los troncos forman parte de la decoración de las playas
Fuera de downtown, están la playa de Kitsilano, recomendada por una profesora porque dice que es donde va la gente más guapa de la ciudad (aunque su respuesta a mi pregunta de por qué no fue muy convincente: "la gente guapa siempre va donde está la gente guapa"), la Spanish Bank, donde desembarcaron los españoles “longtime ago”, y la alternativa Wreck Beach, la playa que está en el campus de la universidad y la única nudista.

La tranquila Third Beach, en medio del frondoso Stanley Park
Viniendo de donde vengo, no van a ser las playas lo que más me sorprenda de Vancouver. Al contrario. En esto en Galicia les damos mil vueltas. Añoro ese color azul del mar y el agua cristalina que te incita a bañarte. Aquí, curiosamente, el mar tiene un tono muy oscuro, muy poco atractivo. La arena también es oscura. Y los troncos talados forman parte de la decoración. Los cortan en el interior del país y luego los dejan descender río abajo para abaratar el transporte, por lo que algunos de ellos han acabado en los arenales.

Según una profesora, en Kitsilano es donde está la gente más guapa :P
En cuanto a la temperatura del agua, si bien en mayo estaba congelada, ahora la temperatura es similar a la de Galicia. También resulta curioso la cantidad de fauna diferente que se puede ver. Los grupos de gansos son una tónica por toda la ciudad, pero es que ayer me quedé dormido en la playa y cuando me despierto, veo que todo el mundo está pendiente del agua. Me doy la vuelta y, ¡una cría de foca! De hecho, había visto un cartel que decía: "No molesten las crías de foca. Las madres suelen andar cerca y pueden ser muy peligrosas".

Wreck Beach, la más hippy, está en pleno campus universitario
La playa más divertida es por supuesto Wreck Beach. Más que una playa nudista yo creo que es una playa en la que está permitido todo, o casi de todo. La mitad o incluso más de la mitad de los usuarios llevan bañador, por lo que de nudista tiene poco. Y aunque en Canadá está prohibido fumar y beber alcohol en playas y parques, aquí la policía parece hacer caso omiso. El olor a marihuana es casi constante. Y los grupos de amigos se montan su particular botellón.

No es raro ver familias de gansos en la playa
Incluso una cría de foca muy cerca la arena!
También encontrarás gente tocando la guitarra, grupos actuando a su particular manera o música electrónica que procede de los yates o de algún grupo de amigos bien equipado. El ambiente al atardecer es muy agradable y esta playa “hippy” sirve para desconectar un poco de esa ciudad perfecta, pulcra y a veces esnob que es Vancouver, y dejarse contagiar por la fiesta, las pompas de jabón gigantes, las mujeres-sombrilla que venden bisutería, los extraños busca latas vacías (así consiguen dinero y limpian la playa), los vendedores ilegales de bebidas (y otros más especializados en hierbas naturales) o las bailarinas y bailarines del aro hula-hoop, que aquí parece ser que todavía siguen de moda.

Wreck Beach puede ser un espectáculo: mujer vendedora de bisutería
Para llegar a Wreck Beach puedes coger un bus hasta la Universidad de British Columbia. Una vez allí tienes que caminar unos 10 minutos y después bajar unas largas escaleras, que dicen que tienen más unos 300 escalones, aunque yo creo que podrían ser más. Hay descansos con bancos para los que no estén en muy buena forma.

Las pompas gigantes le dan un ambiente particular a Wreck Beach
Y al ritmo de música tecno, la gente se pone a bailar con hula-hoops


3 comentarios:

  1. Muy interesante... me encante leerte.

    ResponderEliminar
  2. Ey! Grácias anónimo! Y a mí comentarios como este me animan a seguir escribiendo! Para la próxima ponte un pseudónimo y así te identifico... :P

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante Rober! Gracias por deixarnos vivir Vancouver contigo! Aperta

    ResponderEliminar